La Academia impuso su autoridad de local

0
9

Nacional venció con lo justo al equipo argentino Arsenal, que fue inferior; fue un 1-0 algo mezquino, si se lo mira por la cantidad de ocasiones creadas por la Academia y el penal malogrado por Silvio Torales. Pero la clave del encuentro fue que el arco se mantuvo en cero, lo que hace que la revancha se mire con mucho optimismo. En otro juego San Lorenzo de Almagro venció uno a cero al Cruzeiro.

La Academia salió a comerse crudo al Arsenal argentino; con mucha intensidad se fue al ataque, soltando a los volantes y llegando con mucho peligro. El esquema táctico de Morínigo de un 4-4-2 que parecía ser al inicio se transformó en un 4-4-1-1, ya que Julián Benítez fue más enganche que delantero, dejando solo a Fredy Bareiro.

La presión fue muy alta y el ritmo por momentos fue frenético; se notó la tendencia clara que era de que Nacional ataque y Arsenal juegue de contragolpe.

Los puntos más altos del equipo de Morínigo, sin dudas, fueron Julián Benítez, Derlis Orué, Marcos Melgarejo y Marcos Riveros. Los Marcos fueron los encargados de mover los hilos y dar los pases para los desbordes, tanto de Orué como de Torales. Fue a Riveros que en una incursión al área le hicieron el penal que parecía que iba a romper el cero, pero el portero Campestrini logró sacar el remate de Torales.

En una jugada que parecía no tener mucha trascendencia y en un error de la defensa argentina, Derlis Orué tuvo la habilidad para aprovechar la jugada y convertir en gol la ocasión.

Con el gol a favor, Nacional administró la ventaja, aunque tuvo momentos de preocupación, especialmente en el segundo tiempo, cuando Morínigo, en una actitud de conservar el marcador, creó una línea de cinco defensores con el ingreso de Balbuena.

La jugada le salió bien al entrenador, el 1-0 se mantuvo y va a Argentina con la ilusión de seguir haciendo historia en la Copa Libertadores.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí