Campeón de la Supercopa recibe fantástico homenaje

0
7

Una marea rojiblanca de más de 50.000 personas ha teñido Bilbao para rendir homenaje al Athletic Club por su triunfo del lunes en la Supercopa de España frente al Barcelona, logrando un hito que ha puesto fin a una larga sequía de 31 años sin títulos en el club vizcaíno.

El recibimiento que han tributado por la mañana los más de dos mil aficionados que se han acercado al entrenamiento celebrado en Lezama ha sido solo el aperitivo de una intensa jornada. Esta vez sin gabarra, debido al apretado calendario, ya que el equipo viaja mañana a Eslovaquia para un partido de la Europa League.

La primera parada ha sido la tradicional ofrenda del trofeo a la Virgen de Begoña, patrona de Bilbao. Las campanas de la basílica han repicado el himno del Athletic, al que han puesto letra las decenas de personas que han abarrotado la iglesia.

A la salida de la basílica un autobús descubierto decorado en rojo y blanco con el lema ‘Txapeldunak 2015’ (Campeones 2015) esperaba a los jugadores para trasladarles hasta el Ayuntamiento, donde se ha vivido el acto más multitudinario de la tarde.

Frente al consistorio se han congregado cincuenta mil personas, según fuentes municipales, una cifra lejana a la de las gabarras de los años ochenta, pero que nadie esperaba en plenas vacaciones. Muchos eran jóvenes vizcaínos menores de 31 años que no conocían lo que es y lo que supone recibir al Athletic tras ganar un título, una Supercopa que engancha a una nueva generación y a un equipo que, como ha dicho Aritz Aduriz, es «como vosotros, una cuadrilla».

Tras ser recibidos en las escalinatas por el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, y el resto de la corporación, los homenajeados han pasado al interior, para cumplir con los discursos oficiales, seguidos desde el exterior por megafonía.

«Hoy vosotros habéis entrado en la historia del fútbol, en la historia de Bilbao. Ayer fuisteis aquel David que venció al gigante Goliath y esa gesta será recordada. Con todo el respeto a los demás pueblos del mundo, esto es posible en Bilbao, que somos capaces de ganar al mejor equipo del mundo, o quizás es que somos el mejor equipo del mundo», ha dicho el alcalde.

Tras los discursos, ha llegado el momento cumbre, cuando los jugadores han salido al balcón, con Iker Muniain como maestro de ceremonias. El canterano ha presentado el desfile de jugadores, el primero de ellos el capitán, Carlos Gurpegui, que no se separaba de la Copa.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí