Asume nuevo comandante de las Fuerzas Militares

 

El almirante Hugo Scolari asumió como nuevo comandante de las Fuerzas Militares, en reemplazo del general Braulio Piris. El cambio sería para poner fin a las rencillas internas entre jefes militares.

El presidente de la República, Horacio Cartes, en su carácter de Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de la Nación, presidió el acto de traspaso de mando que se realizó en la Academia Militar "Mariscal Francisco Solano López", en la ciudad de Capiatá.

Asumió el almirante Hugo Scolari Pagliaro en la comandancia de las Fuerzas Militares, en reemplazo del general del Aire, Braulio Piris Rojas.

Así también, el general de División, Fermín Cáceres González, se hace cargo, como comandante interino del Ejército Paraguayo, en sustitución del general de Ejército, Juan José Casaccia Furiasse.

El nuevo comandante de las Fuerzas Militares, almirante Scolari, tuvo inconvenientes en la Armada con el caso de la teniente Carmen Quinteros, quien inició una batalla interna y judicial tras denunciar persecución por exigir derecho a amamantar a su hijo.

Los cambios realizados por el presidente de la República en la cúpula militar se producen luego de una fuerte interna entre el general Piris y el general Casaccia por problemas presupuestarios.

En el Ejército había fallecido un oficial cuando subió a un mástil en un equipo que se desprendió causándole la muerte. Dijeron que a la grúa le faltaba mantenimiento.

El ex comandante de las FFMM había solicitado a Casaccia un informe pormenorizado de la situación de las unidades militares. Luego entregó al presidente documentos donde se observan irregularidades. Casaccia tuvo que retrucar ante el presidente.

Otra situación que molestó al mandatario fue cuando salió a relucir la falta de mantenimiento de los helicópteros que están a cargo de las Fuerzas Armadas. Ese hecho ocurrió cuando se tenía que asistir a los damnificados por la inundación en Ñeembucú y Misiones.

El Gobierno argentino auxilió ante el informe de que dichos vehículos aéreos no podían volar y se tuvo que recibir ayuda del país vecino ante la falta de máquinas paraguayas.